0

Limpieza profesional de una sala blanca

Sala blancaUna sala blanca es un cuarto o una sala limpia, diseñada expresamente para que tenga muy bajos niveles de contaminación. Para conseguirlo se controlan los niveles de todo, desde la temperatura y la humedad, hasta la presión interior del aire, las partículas suspendidas, los flujos, la iluminación… absolutamente todo. Suelen utilizarse para fabricar material quirúrgico, farmacéutico, cosmético, nutricional o microelectrónico o bien como laboratorios de investigación, entre otros usos.

La construcción y preparación de una sala blanca es minuciosa y muy, muy costosa. Pero para su mantenimiento y limpieza también hay que disponer de materiales y equipos especiales por varios motivos. En algunos casos, por ejemplo, será importante la protección microbiológica o evitar a toda costa la contaminación cruzada. En ambas situaciones son prioritarios el funcionamiento correcto de los sistemas de filtrado y tratamiento del aire, así como la facilidad de limpieza de todos los elementos incluidos en la sala.

En cualquier caso, los materiales utilizados es importante que no contaminen y que garanticen una higiene extrema y libre de residuos que puedan interferir en actividad que allí de desarrolla. En estos casos, entre todos los tipos de fregadoras, una de carácter industrial se hace indispensable para poder dar un servició realmente eficiente y seguro.

De hecho, en el diseño y construcción de estas salas blancas se tiene en cuenta aspectos como los materiales empleados, que deben ser de limpieza fácil y de mantenimiento sencillo, no degradables con el paso del tiempo y tampoco con el uso que se haga de ellos durante la actividad. Es más, el diseño de una sala blanca o limpia está sometido a varias normativas estrictas y de obligado cumplimiento. Sobre todo, en lo que afecta a los cerramientos especiales, perfiles curvos, suelos de PVC, ventanas enrasadas y, en ocasiones, puertas estancas.

Hay que tener en cuenta que la menor partícula suspendida en el aire puede ser perjudicial para una investigación en marcha o para la fabricación de un producto determinado. La desinfección debe ser constante y solvente y los responsables de la limpieza de estos espacios suelen ser muy estrictos a la hora de seleccionar los materiales que van a utilizar. De hecho, suelen recurrir en estos casos al uso de distintostipos de fregadoras industriales. Pero sobre todo optan por las fregadoras de baterías, más autónomas y sin cables que puedan arrastrar suciedad por la superficie. También se les exige en algunos casos vestir siguiendo un protocolo determinado, según el tipo de sala del que se trate y medidas como lavarse las manos previamente, antes de acceder a la sala o de realizar en ella algún trabajo. En ocasiones, por ejemplo, deben llevar batas o monos específicos y gorros o verdugos. También se exige el uso de patucos o polainas que no tengan conexión directa con el calzado del operario.

Para higienizar y desinfectar una sala blanca también se utilizarán productos y materiales concretos, acordes con las exigencias de cada espacio. Por regla general, suelen usarse algunos productos desinfectantes, así como tejidos de microfibra para las bayetas o las mopas. En casos extremos, incluso estos paños están descartados y se hace todavía más indispensable el uso de algunos tipos de fregadoras industriales que garanticen una máxima higiene. Por ejemplo, como decíamos antes, las fregadoras de baterías.

Por ello, los responsables de estas industrias en las que hay instaladas una o varias salas blancas deben transmitir a los encargados de la higiene de las mismas las instrucciones y requerimientos precisos y concretos de estos espacios. Una buena comunicación en este sentido y el uso del material idóneo se garantiza la buena limpieza, mantenimiento y conservación de cualquier sala blanca.

Camaltec Ibérica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *