0

Ventajas de los parkings robotizados

¿Sabías que los parkings robotizados se construyen desde hace más de un siglo? Es cierto que la tecnología y los avances han hecho que la idea evolucione mucho hasta llegar hasta nuestros días. Pero, en 1906 ya se construyó en París el primer estacionamiento automático. Fue en el garaje de la Rue du Ponthieu y el concepto respondía a la necesidad de ahorrar espacio en zonas muy cotizadas.

¿Por qué tienen éxito los parkings robotizados?

Básicamente, porque son una solución eficaz y eficiente a la falta de estacionamiento y a los problemas de las ciudades y los usuarios.

Se calcula que los conductores circulan de media unos 90 minutos al día. Esto significa que el resto del tiempo, 22 horas y media, el vehículo debe permanecer estacionado en algún sitio. Por otro lado, el crecimiento del parque móvil en las urbes se ha convertido en todo un problema que plantea nuevos retos a la administración. El problema se agrava en las grandes ciudades y en las ubicaciones más concurridas: centros urbanos, entornos turísticos, áreas comerciales, núcleos históricos, etc.

Un parking robotizado se plantea como la solución perfecta para estas situaciones, ya que ponen la tecnología y la automatización al servicio de los ciudadanos. Además, se trata de sistemas avanzados, precisos y fiables que otorgan todas las garantías necesarias a los usuarios.

Por un lado, permiten optimizar los espacios al dar cabida en una misma superficie a un 50% más de vehículos. Por otro, reducen el tiempo que necesitan los conductores para estacionar su vehículo, ya que simplemente lo depositan sobre una plataforma y el sistema robotizado se encarga del resto. Y, en tercer lugar, reducen las emisiones a la atmósfera, ya que evita que los vehículos tengan que circular demasiado tiempo en busca de una plaza libre de aparcamiento.

¿Dónde se han construido parkings robotizados?

Actualmente, existe este tipo de estacionamientos en muchas ciudades del mundo.

En España, ya funcionan varios en Cantabria, Valladolid, Madrid, Valencia… En Europa, también son muchas las ciudades donde proliferan.

Sin ir más lejos, el mayor parking robotizado se encuentra en Dinamarca. Se trata del estacionamiento del complejo Dokk 1 de Aarhaus, con capacidad para 1.000 vehículos.

Allí, los conductores sitúan el coche en la entrada del recinto y el sistema robotizado se encarga de aparcarlo. Este parking robotizado dispone de hasta 20 cabinas a nivel de calle donde los usuarios depositan sus coches y reciben un ticket. La máquina robotizada asegura el coche y lo traslada sobre una plataforma en cualquier plaza de las 3 plantas del garaje.

Cuando el usuario regresa, el robot es capaz de entregarle su vehículo en un tiempo récord, que no suele superar los 2 minutos. Pero, además, si los propietarios quieren recuperar algo que han olvidado en el coche o guardar sus compras, pueden solicitar el vehículo y luego volver a pedir que la máquina lo estacione.

Por otro lado, en China ya se han construido varios aparcamientos robotizados en varias ciudades superpobladas. La empresa Yeefung ha puesto en marcha instalaciones de este tipo por todo el país, con una capacidad total de 22.000 plazas de aparcamiento. Y, además, han exportado la tecnología a países como India, Rusia, Irán, Turquía o Tailandia, entre otros.

Una tecnología, bien recibida por los ciudadanos.

Puede que hace años, un conductor tuviera reparos en abandonar su preciado vehículo a las puertas de un garaje, dejando que una máquina lo desplazara por sí sola y lo estacionara. Pero, hoy en día, estamos más que preparados para aceptar, valorar e, incluso, demandar este tipo de servicios.

El motivo es que la tecnología se ha apoderado de gran parte de las facetas de nuestra vida cotidiana: aplicaciones, conectividad, el internet de las cosas… Los avances ya no nos ajenos ni hostiles y menos si se ponen a nuestro servicio para hacernos la vida más fácil.

En el caso del aparcamiento robotizado, el ciudadano lo ve cómo  una solución eficaz para muchos de sus problemas: escasez de tiempo, falta de plazas de aparcamiento, agresiones a vehículos y ataques vandálicos, falta de acceso a zonas muy concurridas, contaminación del medio ambiente…

Por todo ello, el concepto de parking robotizado ha llegado para quedarse. Sin duda alguna, en poco tiempo, veremos cómo proliferan estas instalaciones en muchas de nuestras ciudades.

Camaltec Ibérica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *